Selección de reproductores y método de cría

Selección de reproductores y método de cría

“A la hora de formar nuestras parejas, deberemos de tener en cuenta que no siempre coinciden las características fenotípicas con las genotípicas, una cosa es lo que nosotros podemos ver en nuestros pájaros y otra muy distinta lo que son capaces de aportar genéticamente”

Criar canarios de canto, es en resumen a mí entender; descubrir y acoplar la información genética que lleva cada reproductor para determinar el mejor posible cruce, para ello hay que tener en cuenta una serie de observaciones que a mi entender son:

–        Estudio del fenotipo canoro y morfológico del ejemplar.

–        Estudio de la evolución canora del ejemplar después de la primera muda.

–       Estudio del árbol genealógico del ejemplar.

–       Conocimiento de causa del sistema de trabajo del criador/es que pensamos incluir sus canarios de canto como reproductores en nuestro aviario.

–       Test de la descendencia. Es de suma importancia poder tener datos e información de los distintos grupos/hijos de dicho reproductor, para poder confrontarlos y sacar conclusiones. Para ello es vital criar con ellos y sobre todo obtener ejemplares machos y hembras en un número suficiente de cada cruce efectuado. Con esto afirmo que hay que criar bien, usar nodrizas si es necesario y obtener de cada cruce un número adecuado de descendientes. Si esto no se consigue, estamos perdiendo el año de este ejemplar reproductor.

En base a estos puntos, se podrá determinar si un ejemplar es adecuado como reproductor o no lo es. Incido en lo siguiente:

Para poder comprobar y realizar el test de la descendencia, es necesario como he dicho obtener un buen numero de descendientes de este reproductor por cruce y lo siguiente es poder realizar al menos dos o tres cruces diferentes en una temporada.

Yo desde hace muchísimos años he tomado como costumbre a la hora de criar lo siguiente:

 

Método de trabajo en la Cría.

–        Cruzar un macho con varias hembras (de cuatro a seis).en dos puestas.

–        Cruzar una hembra con dos machos diferentes en dos puestas (si todo va bien).

–        Trabajando de esta manera estoy consiguiendo varias cosas:

o       Aumento la variabilidad genética de mi aviario, ya que obtengo mas productos diferentes con los que trabajar genética y genealógicamente hablando. Las matemáticas son sencillas:

  •      2 machos por tres hembras = 6 cruces diferentes
  •      2 machos por tres hembras y cada hembra por los dos machos = 12 cruces diferentes

o       Puedo comprobar los aportes de los machos que utilizo como reproductores ya que obtengo varios grupos de canto diferentes de hijos de diferentes hembras.

o       Puedo comprobar los aportes de las hembras al primer año, ya que obtengo dos productos diferentes de estas.

o       Por el contrario este sistema implica obtener un numero bajo de descendientes de cada cruce y si la cría se nos da mal, puede ser un problema a la hora de confeccionar los grupos.

o       En mi sistema de trabajo parto de una premisa y es que aunque el aporte genético de cada reproductor sea macho o hembra, es idéntico (50%). Baso mi trabajo en que la hembra realiza un aporte más determinante en determinados aspectos morfológicos y canoros que el macho a sus descendientes machos. Mientras que el macho realiza un aporte similar a sus descendientes hembra.

o       Basándome en este sistema de trabajo que según opiniones puede ser mas o menos correcto, lo que intento localizar es las hembras que me den buenos resultados , cuando he tenido la fortuna de dar con alguna de ellas (de las llamadas buenas), he constatado que los ejemplares machos obtenidos en diferentes años han tenido una calidad muy parecida. Concluyo que la hembra que da buenos hijos, dará buenos hijos en líneas generales con una variabilidad de puntos, que dependerá de varios factores medioambientales y como no de la aportación del ejemplar macho. A la inversa, si una hembra no me da buenos ejemplares (dentro de mi código de apreciación), por muchos cruces que le haga, no me ha dado buenos ejemplares, por mas que cambie el macho.

o       De esta manera cruzando una hembra con dos machos podemos determinar mas fácilmente si esta hembra puede dar buenos resultados o no. Para poder trabajar en años posteriores con ella.

o       Por el lado de los machos reproductores, por mi experiencia he podido constatar, que los grandes machos con buenas puntuaciones,  han dado hijas en algunos casos aceptables. Y que solamente por medio del test de la descendencia podemos descifrar lo que estos individuos llevan genéticamente hablando, si partimos de la premisa que hembra da macho y macho da hembra.

o       Por otro lado, cuando he obtenido un cruce muy bueno curiosamente han sido las hermanas de estos ejemplares campeones, las que han dado buenos hijos y buen canto. Mientras que los propios campeones, aun criando años con ellos no han dado nada de una calidad parecida a ellos.

o       Basándome en estos datos y observaciones, creo sacar en claro que hay un determinado grupo de hembras, que por decirlo así, son blancas en su aportación, es decir dejan pasar el aporte del macho en mayor medida, manifestándose en su descendencia de machos hijos. Y que trabajando con este grupo de hembras, siempre se obtienen buenos resultados. Ya que para seleccionar genéticamente a un ejemplar macho tenemos mas datos, al poder oír su canto y poder haber seguido su evolución canora. Con lo cual normalmente criamos con buenos ejemplares, sino grandes ejemplares. Por esto en primeros cruces, dan buenos hijos y en segundos con las hijas de estas, hijas del gran macho, dan otra vez buenos hijos.

o       Por estas razones que son meramente personales, intento todos los años cruzar cada hembra con dos machos diferentes y poder constatar las diferencias de aportación entre los dos machos y son la mayoría de las veces, ínfimas en cuanto a calidad de voz o fenotipo morfológico de sus descendientes.

o       En los casos de los cruces del macho, que son más numerosos, puedo constatar siempre que la voz y el fenotipo, no dependen de la aportación del macho, sino más bien de la hembra. Igualmente la aportación canora, tampoco encuentro ninguna semejanza entre los cruces, en sus descendientes macho.

o       Por este motivo, siempre aunque los resultados no sean del todo buenos, o no haya podido por una mala cría constatarlo, intento dejarme de cada macho con el que crió, varias hembras hijas de distintos cruces, que intento probar o ceder a algún amigo para ver que dan.

o       Trabajando de esta manera, aumentamos el numero de cruces de nuestro aviario, podemos constatar que cruces dan buenos resultados y cuales no, y en todo caso nos da la opción de repetirlos para el próximo año, ya con un trabajo constatado en años anteriores.

o       La pregunta seria a que llamo yo buenos resultados. En mi entender todo cruce que de buenas voces, sin defectos y un canto sin defectos llámese notas continuas o notas tendientes a la continuidad. Es un buen resultado, con el que se puede trabajar en años venideros.Cruces de voces defectuosas, o notas continúas a erradicar descendientes y por supuesto si somos capaces de determinar el aporte, reproductores.

 

 

Publicado por José Luis Bueno

No se admiten más comentarios